Estado debe S / 750 millones de distribuidores de combustible

Tema en 'Economía y Finanzas' comenzado por Dante, 5 de Mayo de 2018.

  1. Dante

    Dante Usuario maestro

    [​IMG]



    El FEPC -que fue creado a través de el Decreto de Urgencia 010-dos mil cuatro como un fondo intangible- tiene como fin reducir el impacto de la alteración de costos del petróleo, proveniente del mercado internacional, en el marco local.

    Para ello, se establecieron bandas de costos que funcionan como un regla de medición. Cuando el precio del mercado sube, la FEPC provee de fondos a las empresas para eludir el levanta en los productos derivados del petróleo. En caso contrario, las empresas producían aportaciones al fondo.

    Dentro de los productos que se encuentran afectos al FEPC está el GLP Envasado (GLP-E o balón de gas de 10 Kg.), el diésel destinado a uso vehicular y los petróleos industriales dedicados a la generación eléctrica en sistemas aislados.

    Sin embargo, a la fecha, el país tiene una deuda de S/750 millones con empresas de este rubro procedentes de compensaciones.

    Según el pedido de facultades del Ejecutivo, uno de los problemas del fondo es la que las reglas para medir las bandas de costos objetivo no se actualizan con la suficiente regularidad. Esto habría causado que el monto con el que se trabaja sea irreal, ya que se halla bajo el Precio de Paridad de Exportación (PPE).

    Además, como las obligaciones generadas por el FEPC con productores y/o importadores de comburente se registran como gasto corriente devengados, se maximizan las obligaciones de la FEPC. Conforme explica el proyecto de ley, de revertir la situación se produciría un ahorro fiscal anual entre 0,05 por ciento y 0,2 por ciento del PBI.

    Por otro lado, la cuenta de Tesoro Público –que sirve como la caja de la FEPC- no cuenta con el fondo suficiente para cumplir con las deudas actuales, puesto que solo registra S/366 millones.

    La labor del Ejecutivo en este aspecto -a fin de asegurar la sostenibilidad del fondo- será establecer una fuente de financiamiento que complemente a la actual. Esto servirá como respaldo en frente de la deuda que se sostiene con los productores y/o importadores de productos derivados del petróleo, a fin de mantener el programa.