El Principio De La Sabiduria

Tema en 'Negocios y Emprendimiento' comenzado por ratzen, 12 de Junio de 2018.

  1. ratzen

    ratzen Usuario frecuente

    El principio de la sabiduría es mantener el ánimo a pesar de todo y de todos. El truco es encontrar un puesto cómodo de fácil observancia. Piensa en ti como una garza de gran azul con la vista sobre un inmenso horizonte. Sólo hay dos partes para disfrutar: la primera parte es mirar desde lo alto y la segunda parte, es ser parte del horizonte. Sé primero el observador, identifica todo lo que te rodea. Que sea un hábito para ti, disfrutar tu entorno. Que sea tu prioridad secreta, nadie más debe saberlo. No presumas de ello. No seas un farsante alegre. No des consejos, vas a molestarlos a todos. Sólo tienes que repetirte a ti mismo, “Voy a disfrutar,Voy a disfrutar”.

    Ahora ponte en en lugar del horizonte, allá abajo en la realidad, donde las pequeñas cosas se hacen más visibles, donde los prejuicios reinan, las críticas buenas o malas abundan, donde los defectos o cualidades salen a relucir, pero por otro lado donde se notan más los detalles de lo bello, lo bueno, lo puro y lo humano, donde la realidad y los problemas abundan de manera desorbitante.


    Ahora dime en cual de los dos lugares prefieres estar, unos querrán estar desde lo alto y ver el horizonte y otros querrán ser el horizonte. Así es la vida, y así son las personas, muchas son soñadoras, otras son psicorígidas, otras flexibles y otras indiferentes. La verdadera esencia es el disfrute de las grandes o pequeñas cosas desde la perspectiva que lo observes. Muchas veces ante los problemas nos hacemos en el punto más alto y juzgamos sin querer, sin verdadera causa de conocimiento, y otras veces estamos en el horizonte y nos enfrascamos en pequeñas cosas que no valen la pena. Ahí es donde entra la sabiduría, como leíste al comienzo de éste texto, la sabiduría es saber mantenerse al margen de las diferentes situaciones, siendo lo más posiblemente objetivo y ver las cosas desde varias perspectivas sin que interfieran los sentimientos, es buscar el equilibrio entre lo bueno y lo malo, lo justo y lo injusto, la verdad y la mentira. Pero ante todo ser sabio es disfrutar de los momentos malos y buenos, si te gustan o no, sin importar donde te encuentres y si las personas que están a tu alrededor son buenas o malas contigo y/o con los demás. Lo que allí verdaderamente vale es cómo te desenvuelves ante cada situación que se te presente, algunas veces obrarás de manera acertada, otras de manera inteligente y dando un paso adelante antes que los demás y en otras te equivocaras, pero iras aprendiendo a ser sabio, recuerda que de cada mala situación queda una enseñanza. Muchas veces cuesta escuchar razones y es mas fácil juzgar, pero si las escuchas con cautela y atención puedes sacar provecho de ello y obtener lecciones de vida que te harán ser más prudente y no ver las cosas desde lo alto, haciendo prejuicios malos, sino dando una solución, una verdadera solución que evite el conflicto y que de a la vida el curso que debe tener.

    En este pequeño punto azul lleno de maravillas naturales, cielos azules y sol, tu solo estás aquí para disfrutar. ¿Por qué sufrir?. Imagínate asistiendo a un evento que es tedioso, y tu estás en una mesa con gente extraña en una habitación caliente y desagradable; crees que la gente es mezquina y pomposa, pero no hay nada que puedas hacer. Estás atrapado. Es una función de trabajo y parte de tu trabajo para estar aquí. Es el precio que hay que pagar por la comida que vas a consumir. En tal situación, de la vida que puedes hacer para ayudar?. En primer lugar, tu filosofía te recuerda que estás dedicado al disfrute. ¿Por qué no debes disfrutar incluso en este ambiente caliente y desagradable? ¿Por qué sentirse miserable cuando se puede sentir feliz a pesar de estas personas molestas? La vida es corta. Esta fea escena es una oportunidad de luchar con la vida. ¿Vas a dejar que estas personas te hagan sufrir? Por supuesto que no! Utiliza tu voluntad de luchar por tu derecho a disfrutar.

    Donde quiera que estés puedes contemplar frustración. Recuerda tu filosofía. Accede a los cinco sentidos. Mira alrededor. Dónde estás? Que ves? Qué escuchas? ¿Qué hueles? Imagina que acabas de llegar de otro planeta. Notas algo pequeño como un vaso de agua, lo coges lo tomas, sabe mal, ¿ves la pequeña mosca de fruta flotando en ella?, es horrible verdad. Ahora mira a la gente. Has un recorrido visual, no tengas miedo a mirar en secreto a través del cristal, son demasiados y como todas las veces están tan concentrados los unos en los otros que ni siquiera se dan cuenta, pero en tu cabeza piensas que todos te van a juzgar, te has preguntado por qué pasa ésto?, la respuesta es muy sencilla, estamos llenos de prejuicios tontos y muchas veces vemos cosas donde realmente no las hay o suponemos cosas que no existen y nos sentimos mal.

    Imagínate que te pones en un sombrero. Cuenta con una pluma de garza azul atrapado en ella. El sombrero imaginario te recuerda que no te tomas a ti mismo demasiado en serio. ¿Quién eres tú para juzgar a estas personas? ¿No están para divertirse también? Tal vez puedes ayudarles a salir y, al hacerlo, mejorar tu propio disfrute.
    . El disfrutar es tu propia recompensa.

    Con tu tonto sombrero imaginario y tú filosofía, recuerda que aunque no hay necesidad de amar a estas personas molestas, es igualmente innecesario que las desprecies. Obligate a disfrutar de ellos. Repite: Me obligo a disfrutar de ellos!. Mira el humor en su estupidez, disfruta de su mezquindad, disfruta de su pomposidad, disfruta del humor en la situación. Son perfectamente pomposos, ¿No es genial? Disfruta de exquisitos momentos de la perseverancia. Disfruta de los colores que se ven. Disfruta de su humor absurdo, disfruta de todo como si se tratara de un espectáculo. Lo principal que debes hacer es estar siempre feliz y perderse en el disfrute de abrazar todo, ten en cuenta que no va a ser eternamente, es solo un pequeño momento en tu vida.

    Así es que ante las situaciones de la vida, mira las cosas desde varios ángulos y diferentes perspectivas, antes de emitir un juicio, trata siempre de buscar la solución y no los culpables, de que sirve culpar a alguien, por venganza, poder, autoridad, no seas tonto, no desgastes tu energía en eso, que lo único que vas a lograr es ser una persona resentida sin ambiciones, sin retos y los que están a tu alrededor te van a despreciar ; la verdadera grandeza del ser humano está en ser justo con sigo mismo y con los demás, ser un líder ver de los pequeños problemas grandes oportunidades, de los fracasos y caídas el punto de partida hacia el éxito, evita criticar para que no seas criticado, deja huella donde quiera que estés para que todos te recuerden no por tus méritos sino por la gran persona que eres en tu interior. Esa es la verdadera sabiduría aceptarse como tal y aceptar a los demás, sin juzgarlos por ser diferente física o espiritualmente, aceptar tu entorno, las situaciones vividas buenas o malas, es vivir con alegría y disfrutar de lo pequeño, lo insignificante y lo absurdo y hacerlo grande, significativo y majestuoso.