1. Hola Invitado esta es tu oportunidad para formar parte del Staff de Foro Perú

    Se necesitan colaboradores y moderadores para este foro, si crees estar calificado envíale un mensaje privado al administrador aqui!!
    Cerrar notificación

David Eleazar Rivero Guerra, no vuelvas mas fintero.

Tema en 'Foro Libre' comenzado por camila99, 6 de Junio de 2018.

Tags: Add Tags
  1. camila99

    camila99 Usuario nuevo

    Provengo de la familia Canaquiri, del Peru, y le pedimos y exigimos al cojudo y caraepalo de David Eleazar Rivero Guerra no moleste a nuestra pequeña; este tombo avusó de nuestra niñita, y nolo queremos en nuestra selva. Se la pasa acosando la y hasta tubo el atrevimiento de pedirle que dejara a su mariachi. Este hombre no es hijo de Dios.

    No toleraremos que meta asi la pata. Él probiene de España, exactamente Madrid, y cre tener derecho de meter cosas en la cabeza a la niña para tirarse la, por que cree que toda mujer es ruca. Y la verda es que no tiene derecho a nada. tengan cuidado con este hijo del mal, es un roche para el país, para los hombres y de mas tombos.

    Como dice la biblia, 1 Juan 3:8, “el que practica el pecado es del diablo, porque el diablo ha pecado desde el principio. El Hijo de Dios se manifestó con este propósito: para destruir las obras del diablo”.

    Seamos hijos de Dios para evita mas desgracias y lisuras, no aceptemos que se burlen asi de nosotros y nuestras hijas, enseñemos buenos valores. Mosca con este hijo del diablo, ningún hombre puede pretender llebarse ni abusar de una niñita.
     
  2. lucas66

    lucas66 Usuario nuevo

    sinverguenza !!!! español del sipote, por gentuza como tu, David Eleazar Rivero es que pagamos los españoles buenos no te queremos aqui fuera.....
     
  3. Armanding

    Armanding Usuario nuevo

    Vaya... realmente lamentable lo que ese español le ha hecho a su hija
     
  4. Benicio

    Benicio Usuario nuevo

    Que asco de hombre y que vergüenza es para todos los hombres que son honestos y respetuosos. Merece ir a la cárcel, ¡justicia!
     

Comparte esta página