Clínica Internacional proyecta crecer 10 por ciento durante el 2018

Tema en 'Economía y Finanzas' comenzado por Dante, 2 de Abril de 2018.

  1. Dante

    Dante Usuario maestro

    [​IMG]

    Clínica Internacional proyecta medrar 10 por ciento durante el dos mil dieciocho Economía Día 1 | Foro Perú


    “Tiene un suelo sensible que poquísimos trabajos tienen. Te subes a un elevador y le preguntas a un paciente ‘¿cómo lo tratamos?’ y te responde, ‘súper, ustedes me salvaron la vida’”, comenta.

    Esas alegrías compensan el día a día en el retador mercado de clínicas, que hace cuatro años registra una tendencia negativa de facturación, con una contracción de 5 por cien en el 2017.

    Tras el cierre de la sede de Piura el año pasado –que suponía el 8 por cien de la facturación total-, la compañía apunta a sostener el desarrollo acelerando las sinergias, repotenciando los servicios existentes, con foco en la innovación y una mayor fidelización de pacientes.

    En su primera entrevista desde el piso siete de la sede San Borja, Roca le contó a Día1 cuál es la estrategia de la clínica este año.

    En los últimos años, el desempeño del campo de clínicas no ha sido tan esperanzador. ¿Qué aguardan para este año?

    Lo que muestran los monitores privados es que, el año pasado, hubo decrecimiento de la transaccionalidad en el 70 por cien de las prestadoras privadas de salud en Lima, tanto de la consulta ambulatoria como de la urgencia.

    Sin embargo, ha aumentado la atención hospitalaria. En nuestro caso, el año pasado hemos tenido un crecimiento moderado del ambulatorio y de la urgencia y un pequeño decrecimiento en el hospitalario.

    Este año, nuestro objetivo es medrar 10 por ciento en comparación con 2017, cuando facturamos en torno a S/500 millones. Es una meta esencial si tenemos en cuenta que el 8 por cien de la facturación del año pasado venía dada por la sede de Piura, que debimos cerrar por problemas de infraestructura .

    ¿De qué forma proyectan alcanzar esa meta?

    Hemos estrenado una nueva sede en El Polo, en Surco, que tiene setenta consultorios, de los cuales 40 ya están habilitados. En los próximos meses vamos a medrar en el resto y en el 2019 vamos a estrenar una sala de cirugía de día y un centro endoscópico. Además de esto, hemos reinaugurado el medicentro de San Isidro, que estuvo cerrado desde septiembre pasado.

    También vamos a repotenciar la clínica oncológica en Miraflores, con una segunda sala de operaciones y estamos activando con más énfasis los medicentros de Ate y Bellavista.

    Todo esto debería mantener el crecimiento sin necesidad de hacer nuevas inversiones. Nuestro plan estratégico para el dos mil dieciocho es intentar capturar la mayor cantidad de sinergias de la red. Para ello, hemos alterado la organización médica a fin de que sea más de red.

    ¿Qué ocasiones advierten en la prestación privada?

    Lo que está pasando es que hay marcas que procuran mercados emergentes, de paga privada, con apuestas en campos más periféricos, donde se sabe que las personas están dispuestas a pagar por salud. Hay que ver de qué manera funciona ese modelo. El diez por cien de nuestra facturación es de prestación privada, vienen a atenderse sin seguro. En el mediano plazo creo de deberíamos llegar a entre el veinte por cien o bien 25 por ciento , sobre todo por el hecho de que tenemos equipos que nadie más tiene.

    ¿Proyectan abrir más medicentros?

    En los últimos dos años, se pensó que íbamos a empezar a ver mucha más transaccionalidad entre el Estado y los prestadores privados. Hubo muchos prestadores que hicieron inversiones pensando que el SIS o Essalud iban a adquirir servicios. Para hacer esas adquisiciones, el Estado tiene 2 posibilidades.

    La primera es que el Estado tarifica y la prestadora se adhiere o bien no.

    La segunda es que el Estado no tiene tarifario y cada clínica le pasa su tarifa. Entonces, en los últimos años, a causa de una serie de demandas de corrupción, se rompió la confianza entre el Estado y la industria privada por norma general. El puente para reestablecerla es tener un sistema de tarifas o compras más transparente. Ese puente hay que tenderlo nuevamente. Seguramente es lo que haga más sostenible el modelo de inversión de algunas de las clínicas en la periferia.

    Señaló que el desarrollo en atención ambulatoria y urgencia fue moderado. ¿De qué forma procuran mejorar estos segmentos?

    En el caso de las clínicas, pasaron múltiples cosas. Por un lado, cerramos la clínica en Piura, lo que supuso una caída en el número de camas. Este semestre estamos valorando si la reabriremos. Por otro lado, cuando decidimos reacreditarnos con Joint Commission International, brincan cosas operativas que menguan tu capacidad.

    Por ejemplo, debimos sacrificar seis habitaciones para tener cuartos de sucios usados para desechar el material orgánico . Es parte del costo de la seguridad del paciente.

    Ha habido cosas de este género que han impactado en las ventas. Además, con Rimac se ha trabajado mucho en los últimos años en el rebalanceo de precios, a fin de que los medicamentos ambulatorios no tengan las dispersiones tremendas que tienen en otros prestadores. Eso supuso acrecentar el coste de las camas.

    ¿Cuánto?

    Alrededor de 30 por cien . Hay que tener en consideración que tenemos unos 15 mil egresos hospitalarios al año, pero 1 millón de consultas ambulatorias. Por eso, el balanceo de precios debe ser paulatino y ordenado.

    ¿Planean expandirse a otras regiones?

    Naturalmente habría que ir. Estamos explorando dónde y con qué nivel de atención. Hemos visto que el modelo en Piura funcionó bien porque teníamos atención ambulatoria y hospitalaria. Solo referíamos a Lima los casos de mayor dificultad. Hay que tener en cuenta que el 85 por cien de la población asegurada está en Lima.

    En febrero del año pasado, comenzaron a digitalizar procesos, con el lanzamiento del aplicativo móvil para citas y las teleconsultas. ¿De qué manera les ha ido con esta apuesta?

    Tímido. La clínica tiene una agenda interesante en la innovación. La aplicación, de la que estamos por sacar una actualización, te permite sacar citas en las sedes San Borja y El Polo y citas con el médico virtual. Estamos por lanzar la posibilidad de pedir el médico a domicilio y utilizar este servicio para solicitar la segunda cita, tras la visita a un médico ambulatorio. Es el género de cosas que estamos pensando de qué manera proseguir explotando. Hoy el ocho por cien de las citas se cierra con la app.

    ¿Están invirtiendo en big data?

    Es que la data está, lo que se ha de hacer es aprender a emplearla. No teníamos las capacidades en concepto de equipos dedicados a esto. Estamos empezado a estructurarlas. El viaje digital será naturalmente cada día más agradable.

    Una vez que hayan completado la digitalización de las historias clínicas, ¿cuánto puede fortalecer su negocio?

    Lo que pasa es que si un prestador tiene un conocimiento tan profundo de los pacientes, su nivel de fidelización va a ser enorme. Si además eres un prestador que ofreces una red, naturalmente el nivel de profundidad que tendrás con tu cartera de clientes será considerablemente mayor. Me da la sensación de que por ahí van los tiros ahondar nuestra participación en el gasto en salud de nuestros pacientes y llegar a pacientes a los que no llegamos.

    ¿Qué perspectivas tienen para la rentabilidad del actual año?

    Estoy bien confiada. Hay grupos empresariales que tienen inversiones ventajistas de corto plazo. En cambio, Breca viene invirtiendo en salud hace muchos años. Lo que he encontrado es una plataforma de servicios que se ha ido edificando en ese tiempo, no solo en infraestructura y equipamiento, sino en personal médico.

    Quizá la primordial gasolina de los próximos años, alén de las inversiones que tenemos que seguir haciendo para proseguir creciendo, va a venir dada por aprovechar mejor todo lo que hemos construido, en un manejo verdaderamente recto, donde una cosa agrega la otra.