Brasil, una recuperación económica que no despega

Tema en 'Economía y Finanzas' comenzado por Dante, 5 de Mayo de 2018.

  1. Dante

    Dante Usuario maestro

    [​IMG]



    Los datos de producción industrial publicados el jueves fueron los más recientes de una serie de indicadores desilusionantes del primer trimestre que incluyeron ventas al por menor, desempleo y niveles de confianza. La producción cayó inesperadamente un 0,1 por ciento en marzo, el tercer mes consecutivo por debajo de la estimación media de los economistas.

    Tras años consecutivos de una recesión profunda, la mayor economía de Latinoamérica creció un triste 1 por ciento en 2017. Además de esto, el ritmo del crecimiento trimestral se ha desacelerado y acabó el año pasado con una enclenque tasa de 0,1 por ciento. Algunos analistas han advertido que, sin reformas económicas, la incipiente restauración podría equivaler a lo que se conoce en Brasil como el "vuelo de la gallina", un breve despegue de la economía que pronto vuelve al suelo.

    "Vemos una mejora en la economía, pero ¿es en un largo plazo? No me parece a largo plazo", dijo en una entrevista Patricia Krause, economista de Coface en Brasil. "El desarrollo todavía es muy débil. El desempleo pesa".

    El presidente de Bradesco, Luiz Carlos Trabuco, afirmó que Brasil está atravesando una recuperación cíclica, la cual es de esperar después de una profunda recesión. "Pero una recuperación cíclica tiene un riesgo, que algunos llaman vuelo de gallina, de no perdurar", afirmó en el Foro Económico Mundial sobre América Latina en el mes de marzo.

    La caída de marzo en la producción industrial sugiere que el sector se estancó a lo largo del primer trimestre, conforme William Jackson, economista sénior de mercados emergentes en Capital Economics. Esto se suma "a las señales de que el desarrollo del PBI en el primer trimestre fue bastante bajo", escribió Jackson en un comentario a clientes, y agregó que espera que la actividad se robustezca a lo largo del resto del año.

    Entre las razones del optimismo de Jackson se incluyen indicadores sólidos para el sector manufacturero, así como unos costos de endeudamiento a un mínimo histórico y una inflación a niveles muy por debajo del objetivo del cuatro con cinco por ciento que debería fortalecer la demanda.

    De hecho, el Gobierno de Brasil no ha alterado su pronóstico de crecimiento del 3 por ciento este año, dijo la oficina de prensa del Ministerio de Finanzas en un correo el jueves. Todos los ámbitos de la economía se están expandiendo, la inversión está incrementando y la caída de las tasas de interés debería proporcionar un mayor estímulo, manifestó el ministro de Hacienda, Eduardo Guardia, en una entrevista el mes pasado, si bien asimismo apuntó que se podría comprobar la estimación de desarrollo.

    Algunos analistas aún sostienen estimaciones o solo han efectuado pequeñas revisiones. Itaú Unibanco afirmó que los datos industriales publicados el jueves refuerzan un corte a la baja en su pronóstico del PIB del 3 por ciento. Por el momento, se ha abstenido de rebajar su pronóstico.