Anuncio

Colapsar
No hay anuncio todavía.

Confinamientos no salvarán todas las vidas

Colapsar
X
 
  • Filtrar
  • Tiempo
  • Mostrar
Limpiar Todo
nuevos mensajes

  • Confinamientos no salvarán todas las vidas

    Imagine este escenario: camina nerviosamente a la oficina del oncólogo, a quien su médico de cabecera lo ha remitido inesperadamente y, tan pronto como ve la expresión facial del especialista, sabe que la noticia es mala. Es verdad. “Si tan solo hubiéramos atrapado esto seis u ocho semanas antes”, dice el oncólogo.
    Esta es una experiencia compartida por miles de estadounidenses cada año. El confinamiento por el COVID-19 ampliará esos números. Según Anthony Fauci, el inmunólogo más destacado del país, las órdenes de cierre, al mantener a los pacientes alejados de los exámenes médicos de rutina, probablemente provocarán unas 10,000 muertes por cáncer en exceso en los próximos cinco años. Esta es una compensación clásica: permitir que algunas personas mueran para proteger a otras. Pero de alguna manera, nunca lo enmarcamos de esa manera. Deliberamos mal en tiempos de emergencia; como resultado, tomamos malas decisiones.
    Seamos claros. Estas no son muertes causadas por la pandemia. Estas son muertes causadas por nuestra respuesta a la pandemia. A pesar de que los pacientes en la mayoría de los lugares ahora pueden volver al médico, el daño ya está hecho. Cuando les decimos a los pacientes que se salten las pruebas y las citas “de rutina”, estamos condenando a miles de personas a muertes prematuras y prevenibles.
    Todo porque no logramos pensar las cosas.
    Elaine Scarry, de la Universidad de Harvard, en su excelente libro del 2011 “Thinking in an Emergency”, nos recuerda la tentación, cuando las cosas se vuelven locas, de otorgar autoridad gubernamental fuera de los procesos de democracia. El problema, argumenta, es que en el esfuerzo por mantenernos a salvo, tendemos a ceder “nuestras formas elementales de responsabilidad política”. Escribe Scarry:
    La declaración implícita de la emergencia es que todos los procedimientos y el raciocinio deben detenerse porque la emergencia exige que 1) se tomen medidas y 2) las medidas deben ser relativamente rápidas.
    En esos momentos, argumenta, la mente se va al “exilio”. Esencialmente dejamos de pensar.
    Eso ciertamente parece ser lo que sucedió aquí. Los oncólogos han hecho sonar la alarma sobre el precio del cierre. Las citas médicas remotas no sustituyen las visitas físicas a menos que haya análisis de sangre. A menudo lo hay. Pero la química de la sangre también puede ser un indicador final. Los signos clínicos a veces aparecen en el cuerpo antes de que sean detectables en las pruebas de laboratorio. Como comentó un oncólogo conocido en marzo: “no se puede palpar los ganglios linfáticos en una visita de video”.
    La estimación de Fauci de 10,000 muertes hace eco de una predicción de junio del Instituto Nacional del Cáncer. Un artículo del 20 de julio en Lancet Oncology, que se basa en datos del Servicio Nacional de Salud de Inglaterra, concluyó que la pérdida de visitas médicas en el Reino Unido probablemente conduciría a enormes aumentos en el número de muertes por cáncer cinco años después del diagnóstico. Se espera que las muertes por cáncer de mama, por ejemplo, sean 7.9%–9.6% más altas. Para el cáncer colorrectal, el rango previsto es 15.3%–16.6%.
    Los cánceres serán pasados por alto temprano y se detectarán demasiado tarde. El Dr. Norman Sharpless, jefe del Instituto Nacional del Cáncer, escribe en la revista Science:
    Ya ha habido una fuerte caída en los diagnósticos de cáncer en EE.UU. desde que empezó la pandemia, pero no hay razón para creer que la incidencia real de cáncer ha caído. Los cánceres que no detectamos ahora aparecerán eventualmente, en una etapa tardía y con peores pronósticos.
    Tal vez la compensación ha valido la pena; pero no deberíamos hacer compensaciones de tal peso e importancia sin debate público.
    El momento de deliberar sobre las emergencias, dice Scarry, es antes de que ocurran. El problema es que no somos buenos para hablar de emergencias que parecen remotas; y luego, cuando llega la emergencia, es demasiado tarde para una conversación. A veces, lo intentamos, hace poco más de una década, un grupo de trabajo federal publicó una excelente introducción sobre cómo las entidades gubernamentales y privadas deberían prepararse para una futura pandemia, pero pocas de sus recomendaciones se implementaron alguna vez.
    Scarry tuvo en cuenta la mala calidad de nuestras deliberaciones sobre la seguridad nacional, particularmente las políticas que rigen el uso de armas nucleares y las decisiones sobre cómo EE.UU. se defendería contra los ataques terroristas después del 11 de septiembre. Pero su razonamiento también se aplica al COVID-19.
    Cuando los gobernadores estatales y las autoridades de salud pública comenzaron a instar, y luego a ordenar, a las personas que se quedaran en casa, solo hablaron de los beneficios: que al evitar el contacto, disminuiríamos la propagación del nuevo coronavirus. No agregaron: “lamentablemente, varios miles de personas morirán de cáncer como resultado”. Nos pidieron, según la terminología de Scarry, que enviáramos nuestras mentes al exilio.
    Si hubiéramos debatido abierta y honestamente los posibles costos médicos del cierre, podríamos haber alcanzado el mismo resultado. Podríamos haber decidido sacrificar algunas vidas para salvar muchas más. Por otro lado, podríamos haber optado por instar a más pacientes y médicos a continuar con las citas en persona, en lugar de cerrar los consultorios médicos. Nunca lo sabremos, porque nunca tuvimos la conversación. Lo que sí sabemos, y no debemos evitar admitir, es que la política que elegimos salvó muchas vidas pero sentenció a otros a muerte.
    Mi mentor, el estudioso legal Guido Calabresi, ha argumentado que la mejor manera de lidiar con las decisiones trágicas que enfrentamos al hacer política es hablar de ellas de manera honesta y abierta. Cuando pretendemos que no hay ninguna, cuando hablamos como si las soluciones que elegimos para un problema no causaran otros, nos estamos mintiendo a nosotros mismos. Y el peor momento para hacerlo es cuando hay vidas en juego.


    Fuente: https://gestion.pe/mundo/internacion...vidas-noticia/

Temas relacionados

Colapsar

Temas Estadísticas Último Mensaje
Iniciado por Franciscoxd, , 23:50:27
0 las respuestas
8 visitas
0 gustos
Último Mensaje Franciscoxd  
Iniciado por Franciscoxd, , 14:29:04
0 las respuestas
6 visitas
0 gustos
Último Mensaje Franciscoxd  
Iniciado por Franciscoxd, , 19:46:05
0 las respuestas
5 visitas
0 gustos
Último Mensaje Franciscoxd  
Iniciado por Franciscoxd, , 05:38:09
0 las respuestas
8 visitas
0 gustos
Último Mensaje Franciscoxd  
Iniciado por Franciscoxd, , 23:44:14
0 las respuestas
5 visitas
0 gustos
Último Mensaje Franciscoxd  
Trabajando...
X