Anuncio

Colapsar
No hay anuncio todavía.

Por qué Netflix no necesita grado de inversión

Colapsar
X
 
  • Filtrar
  • Tiempo
  • Mostrar
Limpiar Todo
nuevos mensajes

  • Por qué Netflix no necesita grado de inversión

    Por Brian Chappatta y Tara Lachapelle
    Netflix Inc. podría ser una estrella en ascenso en el mercado de bonos. Pero no necesariamente quiere serlo todavía.
    En el lenguaje de las firmas de calificación crediticia, las compañías con grado de inversión que son reducidas a basura se consideran “ángeles caídos”. La frase era utilizada frecuentemente antes de la pandemia de coronavirus, dado que cientos de miles de millones de dólares en deuda corporativa estaban a un paso del grado especulativo.
    Como era de esperar, la crisis económica de este año ha hecho tropezar a nombres como Ford Motor Co., Kraft Heinz Co. y Macy’s Inc., los que eran considerados riesgosos mucho antes de que alguien conociera el término COVID-19. S&P Global Ratings dijo esta semana que un récord de 126 emisores siguen siendo posibles ángeles caídos, y 20 enfrentan una presión de rebaja inmediata.
    Una distinción menos conocida es la otra cara: cuando una compañía calificada como basura se eleva a las filas de los prestatarios con grado de inversión. Conocidas como “estrellas en ascenso”, S&P anticipa la menor cantidad de tales actualizaciones desde al menos 1987, cuando comenzaron a rastrear los datos.
    Desde febrero, ninguna compañía estadounidense ha dado el salto, lo que no es sorprendente dado el daño generalizado a la economía del país.
    Lo que nos lleva a Netflix. A diferencia de la gran mayoría de las empresas, las órdenes de permanencia en el hogar y el distanciamiento social han sido una bendición para sus resultados.
    Para aquellos que se perdieron sus resultados del segundo trimestre la semana pasada, la compañía sumó 10,1 millones de suscriptores y produjo US$ 899 millones en flujo de efectivo libre, una cifra que normalmente es negativa, no positiva.
    La tasa de crecimiento de suscriptores mayor a lo esperado, junto con menores costos asociados a una interrupción en la producción de programas, tiene a Netflix en camino a registrar un flujo de efectivo libre potencialmente positivo para todo el año.
    La posición de efectivo de la compañía es tan sorprendentemente fuerte que Stephen Flynn y Suborna Panja de Bloomberg Intelligence sugirieron esta semana en un informe que cuando Netflix vuelva a recurrir al mercado de bonos, podría hacerlo como una compañía con grado de inversión.
    Su apalancamiento está a punto de caer aún más por debajo de sus pares de mayor calificación como Comcast Corp., mientras que su modelo de negocio es más resistente al coronavirus que el de Walt Disney Co.
    Con solo US$ 1,200 millones de deuda pendiente en los próximos tres años, Netflix podría estirar sus US$ 7,000 millones en efectivo hasta el 2021 hasta que alcance un flujo de efectivo libre positivo y constante, una declaración de salud positiva tanto para inversionistas en bonos como compañías de calificación crediticia.
    Sin embargo, no está claro si sorprender al mercado de bonos debiera ser la máxima prioridad de Netflix. Por supuesto, si todo lo demás sigue igual, tener una calificación de grado de inversión es mejor que no tenerla.
    Pero la compañía vendió US$ 500 millones en bonos en abril con un rendimiento de 3,625%, una de las tasas más bajas en el mercado de bonos de alto rendimiento de Estados Unidos y solo unos pocos puntos base más que el rendimiento promedio en un índice de deuda triple B de Bloomberg Barclays. Esos bonos a cinco años se negociaron esta semana con un rendimiento irrisorio de 2.34%. Claramente, Netflix ya se ha ganado a Wall Street, con grado de inversión o no.
    Lo único que podría descarrilar el impulso de Netflix es que se considere que se está quedando atrás en la carrera del streaming, en lugar de consolidar su posición como líder. Netflix, Disney y otros con los recursos se proyectan a largo plazo, ya que no habrá un ganador final sino un conjunto de empresas que compitan con algún grado de perpetuidad. Esto requerirá una inversión significativa y continua en nuevos contenidos, un recurso finito porque el COVID-19 obligó a detener la producción.
    La ventaja actual de Netflix es que tiene suficiente programación para lanzar este año, lo que debería evitar que los suscriptores cancelen su suscripción en masa del aburrimiento. Uno de sus últimos éxitos fue “The Old Guard”, una película de acción y ciencia ficción protagonizada por Charlize Theron, que podría ser una de las pocas grandes películas estrenadas por Hollywood este verano, al tiempo que los cines permanecen cerrados.
    Una temporada televisiva de otoño con pocos programas también puede empujar a más clientes de cable a probar los servicios de streaming. Es hora de que la compañía aproveche su ventaja y haga crecer aún más su programación, no que la ralentice.
    Por supuesto, esa ha sido durante mucho tiempo la estrategia de Netflix: agregar nuevos usuarios y no preocuparse por el gasto de efectivo, incluso cuando eso se tradujo en US$ 3,300 millones en flujo de efectivo libre negativo en el 2019.
    Ha valido la pena: sus acciones han subido aproximadamente 50% este año, y ha sumado casi 26 millones de clientes en los que va de la pandemia. La compañía proyecta que su flujo de efectivo libre volverá a caer en territorio negativo el próximo año a medida que Hollywood vuelva a trabajar, aunque mencionó que su “necesidad de financiamiento externo está disminuyendo”.
    El hecho de que Netflix pueda dejar de emitir bonos basura es suficiente para mantener sus costos de endeudamiento cerca de mínimos históricos para una compañía de grado especulativo. En abril del 2019, era justo dudar del presidente ejecutivo, Reed Hastings, cuando dijo que “nuestro mensaje para los inversionistas de deuda es que mejor compren pronto, porque no va a haber mucho más”.
    Ese es un escenario mucho más realista ahora, aunque sería un error para la compañía desestimar el financiamiento barato solo porque no está gastando mucho efectivo. Es mejor recaudar dinero cuando se puede que cuando se necesita.
    Las peculiaridades de esta recesión pueden cambiar para siempre algunos de los negocios de entretenimiento más resistentes y probados. Netflix ya no es un lugar para ver repeticiones de programas del cable. Puede recurrir a contenido con licencia para ayudar a cerrar la brecha de producción causada por el COVID-19, pero es un estudio en sí mismo.
    Tiene que serlo, dado que sus antiguos socios se han convertido en rivales directos. Sería inteligente mantener el rumbo, centrándose en agregar clientes y mantenerlos contentos para que la empresa siga siendo la suscripción imprescindible, la que los suscriptores mantienen mientras se cambian entre otras ofertas complementarias.
    Teniendo éxito en esa estrategia, incluso si es costosa a corto plazo, seguro obtendrá el codiciado calificativo de “estrella en ascenso”.


    Fuente: https://gestion.pe/economia/empresas...rsion-noticia/

Temas relacionados

Colapsar

Temas Estadísticas Último Mensaje
Iniciado por Franciscoxd, , 23:50:27
0 las respuestas
8 visitas
0 gustos
Último Mensaje Franciscoxd  
Iniciado por Franciscoxd, , 14:29:04
0 las respuestas
6 visitas
0 gustos
Último Mensaje Franciscoxd  
Iniciado por Franciscoxd, , 19:46:05
0 las respuestas
5 visitas
0 gustos
Último Mensaje Franciscoxd  
Iniciado por Franciscoxd, , 05:38:09
0 las respuestas
8 visitas
0 gustos
Último Mensaje Franciscoxd  
Iniciado por Franciscoxd, , 23:44:14
0 las respuestas
5 visitas
0 gustos
Último Mensaje Franciscoxd  
Trabajando...
X