Anuncio

Colapsar
No hay anuncio todavía.

Cómo diferenciar la dislalia de los errores propios del desarrollo del lenguaje del niño

Colapsar
X
 
  • Filtrar
  • Tiempo
  • Mostrar
Limpiar Todo
nuevos mensajes

  • Cómo diferenciar la dislalia de los errores propios del desarrollo del lenguaje del niño


    En muchas ocasiones no entendemos a nuestros hijos cuando intentan expresarse de forma oral. Cuando los niños comienzan a hablar, es normal que no lo hagan correctamente, sin embargo, alcanzada una determinada edad, el lenguaje y la pronunciación deberían ir perfeccionándose. Pero esto no siempre ocurre, y es fundamentalmente en los colegios, guarderías y escuelas infantiles donde se detecta este trastorno.

    La dislalia se presenta como la dificultad en la articulación de uno o varios fonemas en niños mayores de 4 años sin que exista una deformación anatómica de los órganos articulatorios ni trastornos en el sistema nervioso central o periférico. A partir de esa edad, y dependiendo de los sonidos que cambie, omita o pronuncie erróneamente, se necesitará intervención o no. Por ejemplo, si se trata de la /rr/, que es el último fonema en aparecer, hasta los 5 años podría considerarse dentro del desarrollo normativo. Después de los 6, el menor ya tiene la capacidad de pronunciar con claridad todos los fonemas, tanto en palabras como en frases. Esta correcta pronunciación dependerá de varios factores como la madurez psicomotora, los estímulos ambientales o el desarrollo anatómico de la boca. Si nuestro hijo ya ha alcanzado esta edad y presenta alguno de estos síntomas, es posible que padezca un trastorno de pronunciación por lo que deberá recibir tratamiento a la mayor brevedad posible, pues de no hacerlo se verá afectado el aprendizaje de la lectura y escritura. Puesto que al no poseer uno o más fonemas en su repertorio de pronunciación, existirá una alta probabilidad que lea y escriba tal como habla.

    Este trastorno de la articulación del habla es conveniente que sea tratado de forma temprana para evitar, como comentábamos, que derive en un bajo rendimiento académico. No debemos angustiarnos, pero sí ocuparnos de que reciba tratamiento. Estas sesiones las realizará el logopeda a través de ejercicios y actividades lúdicas. El apoyo de la familia en casa será fundamental para conseguir buenos resultados.

    Tipos de dislalia

    Dislalia evolutiva o fisiológica

    Forma parte del proceso normal de adquisición del lenguaje del niño. Ocurre cuando este aprende y repite la palabra con un sonido incorrecto. Normalmente desaparecen con el tiempo y no deben ser intervenidas antes de los 4 años, sobre todo ocurre con el fonema /r/ y sinfones o trabadas.

    Dislalia audiógena

    Su causa está en una deficiencia auditiva. Para una buena producción del habla es necesaria una buena audición, por lo que el niño que presente una hipoacusia no hablará espontáneamente; o si presenta una deficiencia auditiva, hablará distorsionando, sobre todo en los fonemas que sean semejantes por la falta de discriminación auditiva. Según el grado de pérdida, se podrá observar una distorsión en la voz y el ritmo, causa de alerta por una posible sordera.

    Dislalia funcional

    Es la más frecuente. Se da cuando existe un mal funcionamiento de los órganos articulatorios. A pesar de no haber ninguna causa de tipo orgánico, no hay un correcto uso de estos a la hora de articular un fonema. Cuando las dificultades de pronunciación tienen origen orgánico, adquieren otras denominaciones.

    Dislalia orgánica

    Es la producida por un trastorno orgánico. Nos encontramos con tipos bien diferenciados: disartria y disglosia. Cuando la lesión se encuentra a nivel neurológico se denomina disartria. Y si se da en alguno de los órganos que intervienen en la articulación de los sonidos por malformaciones o anomalías, se denomina disglosia. De estas últimas la más común es el labio leporino con o sin fisura palatina.

    Para poder realizar una intervención adecuada en cada uno de los casos, es importante acudir a un profesional cualificado, en este caso a un logopeda, para que pueda evaluar, diagnosticar y proponer un plan individualizado de intervención. El tratamiento de cada uno será diferente, ya que las causas que lo originan son diversas.

    Motivos por los que originan las dislalias

    • Factores psicológicos: trastorno afectivo, separación de los padres o celos.
    • Falta de discriminación auditiva: resfriados de repetición, pérdidas auditivas provocadas por otitis de repetición o hipoacusia.
    • Factores ambientales: ambientes multilingües, variantes dialectales de una misma lengua, adultos o hermanos mayores que hablan con dislalia.
    • Factores por alteraciones orgánicas: fisura palatina, labio leporino, frenillo lingual, paladar ojival, macroglosia, prognatismo o mala implantación dentaria.
    • Hábitos inadecuados: succión del pulgar o chupete en edad avanzada (más de los 2 años), respiración oral, dificultades masticatorias, alteraciones de la deglución (deglución atípica) …

    Tratamiento

    Si consideramos que nuestro hijo puede tener dificultades a la hora de pronunciar determinados fonemas, podemos consultar primero con los maestros y departamento de orientación del colegio, pero sobre todo con el pediatra. Este podrá determinar la causa de dicha dificultad, pues como hemos comentado, pueden ser varias, y dirigirlo, si es necesario, a un profesional para su diagnóstico y tratamiento.

    Los padres debemos tener en cuenta que nuestra paciencia jugará un papel importante en estos casos, ya que los trastornos del lenguaje normalmente tienen un pronóstico positivo a largo plazo. Que nuestro hijo comience a hablar correctamente no es cosa de dos meses, ya que necesitará un tratamiento adecuado y un trabajo constante en casa.

    ¿Cómo podemos apoyar desde casa?

    A lo largo de toda la intervención, las personas con las que conviva el niño en casa a diario tendrán un papel activo y determinante en la evolución del tratamiento del pequeño.
    • Mostrando actitud positiva cuando llevemos a nuestro hijo a las sesiones. Animándole y motivándole a trabajar en ellas.
    • Realizando los ejercicios que sean necesarios en casa con una actitud correcta.
    • Procurando no interrumpir el diálogo con nuestro hijo por sus problemas de articulación.
    • Reforzando positivamente los intentos espontáneos del niño de producir adecuadamente los sonidos.
    • No corrigiendo directamente sus errores de articulación.
    • Usando un tono de voz agradable, hablando despacio y claro para que pueda captar bien el sonido.
    • Utilizando frases cortas y hacer pausas entre ellas para diferenciarlas.

    María Crespí

    Logopeda y Psicomotricista. Orientadora y Mentora

    Universidad Francisco de Vitoria
    La entrada Cómo diferenciar la dislalia de los errores propios del desarrollo del lenguaje del niño aparece primero en Sapos y Princesas.

Temas relacionados

Colapsar

Temas Estadísticas Último Mensaje
Iniciado por Anonimuss, , 07:51:29
0 las respuestas
6 visitas
0 gustos
Último Mensaje Anonimuss
por Anonimuss
 
Iniciado por Anonimuss, , 04:29:26
0 las respuestas
8 visitas
0 gustos
Último Mensaje Anonimuss
por Anonimuss
 
Iniciado por Anonimuss, , 23:04:37
0 las respuestas
7 visitas
0 gustos
Último Mensaje Anonimuss
por Anonimuss
 
Iniciado por Anonimuss, , 07:51:29
0 las respuestas
5 visitas
0 gustos
Último Mensaje Anonimuss
por Anonimuss
 
Iniciado por Anonimuss, , 04:29:26
0 las respuestas
5 visitas
0 gustos
Último Mensaje Anonimuss
por Anonimuss
 
Trabajando...
X