Anuncio

Colapsar
No hay anuncio todavía.

"El Israel de Dios", la falsa teología del remplazo y el anti-dispensacionalismo calvinista

Colapsar
X
 
  • Filtrar
  • Tiempo
  • Mostrar
Limpiar Todo
nuevos mensajes

  • "El Israel de Dios", la falsa teología del remplazo y el anti-dispensacionalismo calvinista

    “El Israel de Dios” palabras que aparecen una sola vez en las escrituras, pero que en manos de los que enarbolan en el foro la antisemita semilla calvinista pretenden borrar a Israel de los planes de Dios.

    Pues bien, a todos ellos les digo que:

    “El Israel de Dios” es y será por siempre Israel. "El Israel de Dios" es Israel, no la Iglesia.

    Ellos, los calvinistas son acérrimos enemigos del dispensacionalismo, herramienta que pone en evidencia claramente y a la luz de las escrituras, sus malévolas intenciones y lo hacen mediante la Teología del remplazo o de la sustitución, esta filosofía pretende remplazar a Israel por la Iglesia, a como de lugar.

    Las palabras “El Israel de Dios” aparecen una sola vez en la Biblia, en Galatas 6:16, pero han hecho de este solo verso toda una teología: "La teología del remplazo". A partir de este verso de Pablo han hecho toda una orquesta para hacer de lado a Israel,

    Acotaré para su mejor comprensión los versículos 16 y 17 de Gálatas en su capítulo 6:

    5 Porque en Cristo Jesús ni la circuncisión [Judíos] vale nada, ni la incircuncisión [gentiles], sino una nueva creación.

    16 Y a todos los que anden conforme a esta regla, paz y misericordia sea a ellos [las hojas silvestres injertadas en el Olivo Santo], y al Israel de Dios [las hojas naturales, que no han sido desarraigadas].


    He puesto en corchetes, énfasis mío para que el lector tenga en cuenta que Pablo está hablando de dos grupos y no los mezcla: “ellos” refiriéndose a aquellos que han nacido de nuevo, por tanto son una nueva creación y de “el Israel de Dios”, separados ambos por una coma y unidos por una “y” copulativa.

    Alguien dijo:

    "No es posible que Dios deje de amar al pueblo judío. Eso sería inconsistente con Su carácter. Los israelitas son importantes para Dios, “a quienes pertenece la adopción como hijos, y la gloria, los pactos, la promulgación de la ley, el culto y las promesas, de quienes son los patriarcas, y de quienes, según la carne, procede el Cristo…” (Rom. 9:4-5). El pueblo judío es amado de manera incondicional y eterna, “porque los dones y el llamamiento de Dios” para con los judíos “son irrevocables” (Rom. 11:29)."

    Se trata de estatutos, profecías, promesas que son para Israel y que son para siempre. Son irrevocables, son perpetuas, nadie las puede cambiar solo Dios, no lo hombres, es muy importante tener en cuenta esto.

    “El Señor no puso Su amor en ustedes ni los escogió por ser ustedes más numerosos que otro pueblo, pues eran el más pequeño de todos los pueblos; mas porque el Señor los amó y guardó el juramento que hizo a sus padres, el Señor los sacó con mano fuerte y los redimió de casa de servidumbre, de la mano de Faraón, rey de Egipto”, Deuteronomio 7:7-8

    Dios recuerda Sus promesas y Sus pactos porque son irrevocables, tanto para el judío como para el gentil. El Dios de Abraham, Isaac y Jacob nuevamente mostrará Su gracia y misericordia hacia Su amado Israel. “Y derramaré sobre la casa de David y sobre los habitantes de Jerusalén, el Espíritu de gracia y de súplica, y Me mirarán a Mí, a quien han traspasado. Y se lamentarán por El, como quien se lamenta por un hijo único, y llorarán por El, como se llora por un primogénito” (Zac. 12:10). Es tiempo de que la Iglesia deje de condenar a Israel, y ore como el profeta del Antiguo Testamento: “Oh SEÑOR…en la ira, acuérdate de tener compasión” (Hab. 3:2).

    Es el amor soberano de Dios:

    “Tendré misericordia del que tendré misericordia, y tendré compasión de quien tendré compasión” (Ex. 33:19)

    “Pues consideren, hermanos, su llamamiento. No hubo muchos sabios conforme a la carne, ni muchos poderosos, ni muchos nobles. Sino que Dios ha escogido lo necio del mundo para avergonzar a los sabios; y Dios ha escogido lo débil del mundo para avergonzar a lo que es fuerte. También Dios ha escogido lo vil y despreciado del mundo: lo que no es, para anular lo que es, para que nadie se jacte delante de Dios”, 1 Cor 26-28

    “Digo entonces: ¿Acaso ha desechado Dios a su pueblo? ¡De ningún modo! Porque yo también soy israelita, descendiente de Abraham, de la tribu de Benjamín. Dios no ha desechado a Su pueblo, al cual conoció con anterioridad…” Rom 11:1-2

    La Teología del Reemplazo, conocida también como Teología de la Suplantación o Supersesionismo, enseña que el pueblo de Israel ha perdido su lugar distintivo como pueblo escogido de Dios, y ha sido suplantado por la Iglesia. De esa manera, la Iglesia es la nueva Israel (Hilsden). Un diccionario de historia eclesiástica aclara que la Teología del Reemplazo es una enseñanza doctrinal que se originó durante la temprana Iglesia (Bercot). Por casi 1,900 años, fue el fértil terreno del cual el antisemitismo cristiano brotó, continuamente infectando a la Iglesia.

    Esta falsa teología ha sido perpetuada por:

    La ICR, calvinistas, sectas pseudo-ortodoxas cristianas, adventistas, russellitas y demás yerbas. Así, los calvinistas son ascérrimos enemigos del dispensacionalismo, por lo que es fundamental para ellos, quitar a Israel del mapa. Su antisemitismo les viene de vena.

    Todos ellos tienen la premisa de que, debido al rechazo judío de Jesús como su esperado Mesías y Salvador, Dios ha rechazado a los judíos. Por esa razón, por supuesta evidencia escrituraria y una posición diferida del pacto, la Iglesia es la continuación histórica del pueblo judío y su Tierra, hasta la exclusión total de Israel. El pueblo judío ya no es el pueblo escogido. Ya no tiene exclusividad, y es como cualquiera otra nación o pueblo en cuanto a los propósitos de Dios. Aparte del requerido arrepentimiento, nuevo nacimiento e incorporación a la Iglesia, el pueblo judío no tiene futuro, esperanza, ni llamado en el plan de Dios. (Brown, Harold O. J. Heresies—Heresy and Orthodoxy in the History of the Church. Peabody, MA: Hendrickson Publishers, 1984.)

    Pero el amor de Dios es incondicional y soberano:

    Jesús se lamentó sobre Jerusalén, reconociendo que la misericordia y el perdón de Dios hacia el pueblo judío son mayores que su rebelión y pecado, y nunca serían reemplazados. “¡Jerusalén, Jerusalén, la que mata a los profetas y apedrea a los que son enviados a ella! ¡Cuántas veces quise juntar a tus hijos, como la gallina junta sus pollitos debajo de sus alas, y no quisiste! Por tanto, la casa de ustedes se les deja desierta. Porque les digo que desde ahora en adelante no Me verán más hasta que digan: ‘Bendito el que viene en el nombre del SEÑOR’” (Mat. 23:37-39).

    Y esta profecía se cumplió a partir de ese momento. Dios puso en velo de incredulidad en ellos, velo que permanece hasta hoy, por eso le rechazan, pero ese velo les será quitado, conforme a las profecías y se convertirán entonces de todo corazón a Jesús. ¿Cuándo? Esa es la pregunta correcta:

    Entonces el Señor se llenará de celo por su tierra, y tendrá piedad de su pueblo. (Joel 2:18)

    Y derramaré sobre la casa de David y sobre los habitantes de Jerusalén, el Espíritu de gracia y de súplica, y me mirarán a mí, a quien han traspasado. Y se lamentarán por Él, como quien se lamenta por un hijo único, y llorarán por Él, como se llora por un primogénito. (Zac 12:10).

    Todo esto acontecerá durante la gran tribulación, el día de angustia para Jacob, sufrirán sí, pero serán liberados Jer 30:7, y serán salvados, no destituidos como creen los que siguen la falsa teoría del remplazo la cual enseña que, luego de la visión de Pedro en Hechos 10 dando origen a la Iglesia gentil, el término “Israel” en el Nuevo Testamento se refiere a la Iglesia. Eso es falso.

    El veneno antismeita del calvinismo inyectó la idea de que las promesas, los pactos y las bendiciones atribuidas a los judíos en el Antiguo Testamento les han sido quitadas y dadas a la Iglesia, quien los ha suplantado. Sin embargo, el pueblo judío está todavía sujeto a las maldiciones en la Biblia como consecuencia del histórico rechazo y rebeldía de sus antepasados. Pero debemos confrontar esta Teología del Reemplazo con varias preguntas, de modo que los cristianos puedan comprender claramente la importancia y los peligros de dicha enseñanza.

    La historia judía moderna sirve para desacreditar más la Teología del Reemplazo. El restablecimiento de la nación de Israel y el retorno del disperso pueblo judío a su Tierra no tiene precedente histórico. Ningún otro pueblo dispersado por 2,000 años ha podido regresar a su antigua tierra. Si Dios hubiese rechazado al pueblo judío, y si no tuviese interés en darle una nueva existencia como pueblo y nación, ¿cómo podría haberse levantado Israel de las cenizas del Holocausto y establecerse como nación soberana en la misma propiedad que había perdido hace dos mil años? Lo que vemos hoy día es un milagro divino de primera clase—el cumplimiento literal de las profecías bíblicas.

    Pero hay muchas otras promesas y pactos que son eternos para Israel, es decir, no han expirado ni caducado, están tan frescas y vigentes como hace miles de años, veamos solo algunas de ellas:

    “Porque Yo, el SEÑOR, no cambio; por eso ustedes, oh hijos de Jacob, no han sido consumidos” (Mal. 3:6).

    Haré con ellos un pacto eterno, por el que no me apartaré de ellos, para hacerles bien, e infundiré mi temor en sus corazones para que no se aparten de mí. Jeremías 32:40

    Ciertamente ha de ser circuncidado el {siervo} nacido en tu casa o el comprado con tu dinero; así estará mi pacto en vuestra carne como pacto perpetuo. Génesis 17:13

    Pero Dios dijo: No, sino que Sara, tu mujer, te dará un hijo, y le pondrás el nombre de Isaac; y estableceré mi pacto con él, pacto perpetuo para su descendencia después de él. Génesis 17:19

    Todas las ofrendas de lo que es santo, que los hijos de Israel ofrezcan al SEÑOR, las he dado a ti, a tus hijos y a tus hijas contigo, como porción perpetua; es un pacto permanente delante del SEÑOR para ti y para tu descendencia contigo. Números 18:19

    En verdad, ¿no es así mi casa para con Dios? Pues Él ha hecho conmigo un pacto eterno, ordenado en todo y seguro. Porque toda mi salvación y todo mi deseo, ¿no los hará ciertamente germinar? 2 Samuel 23:5

    También lo confirmó a Jacob por estatuto, a Israel como pacto eterno, Salmos 105:8

    Para siempre se ha acordado de su pacto, de la palabra que ordenó a mil generaciones, Salmos 105:10

    También lo confirmó a Jacob por estatuto, a Israel como pacto eterno, 1 Crónicas 16:17

    Ha dado alimento a los que le temen; recordará su pacto para siempre. Salmos 111:5

    Él ha enviado redención a su pueblo, ha ordenado su pacto para siempre; santo y temible es su nombre. Salmos 111:9

    Inclinad vuestro oído y venid a mí, escuchad y vivirá vuestra alma; y haré con vosotros un pacto eterno, conforme a las fieles misericordias mostradas a David. Isaías 55:3

    Preguntarán por el camino de Sion, hacia donde volverán sus rostros; vendrán para unirse al SEÑOR en un pacto eterno que no será olvidado. Jeremías 50:5

    Yo recordaré sin embargo mi pacto contigo en los días de tu juventud, y estableceré para ti un pacto eterno. Ezequiel 16:60

    `Y haré con ellos un pacto de paz; será un pacto eterno con ellos. Y los estableceré, los multiplicaré y pondré mi santuario en medio de ellos para siempre. Ezequiel 37:26

    Y el Dios de paz, que resucitó de entre los muertos a Jesús nuestro Señor, el gran Pastor de las ovejas mediante la sangre del pacto eterno, Hebreos 13:20

    ``Los hijos de Israel guardarán, pues, el día de reposo, celebrándolo por todas sus generaciones como pacto perpetuo." Éxodo 31:16

    Te desposaré conmigo para siempre; sí, te desposaré conmigo en justicia y en derecho, en misericordia y en compasión; Oseas 2:19

    tal como dijo a nuestros padres, a Abraham y a su descendencia para siempre. Lucas 1:55

    Porque tú eres pueblo santo para el SEÑOR tu Dios; el SEÑOR tu Dios te ha escogido para ser pueblo suyo de entre todos los pueblos que están sobre la faz de la tierra. Deuteronomio 7:6

    ``Vosotros habéis visto lo que he hecho a los egipcios, y cómo os he tomado sobre alas de águilas y os he traído a mí. ``Ahora pues, si en verdad escucháis mi voz y guardáis mi pacto, seréis mi especial tesoro entre todos los pueblos, porque mía es toda la tierra; y vosotros seréis para mí un reino de sacerdotes y una nación santa." Estas son las palabras que dirás a los hijos de Israel. Éxodo 19:4-6

    Porque el SEÑOR ha escogido a Jacob para sí, a Israel para posesión suya. Salmos 135:4

    Pero tú, Israel, siervo mío, Jacob, a quien he escogido, descendiente de Abraham, mi amigo; tú, a quien tomé de los confines de la tierra, y desde sus lugares más remotos te llamé, y te dije: ``Mi siervo eres tú; yo te he escogido y no te he rechazado:" Isaías 41:8-9

    Vosotros sois mis testigos --declara el SEÑOR-- y mi siervo a quien he escogido, para que me conozcáis y creáis en mí, y entendáis que yo soy. Antes de mí no fue formado otro dios, ni después de mí lo habrá. Isaías 43:10

    Mas ahora escucha, Jacob, siervo mío, Israel, a quien yo he escogido. Así dice el SEÑOR que te creó, que te formó desde el seno materno, y que te ayudará: ``No temas, Jacob, siervo mío, ni tú, Jesurún, a quien he escogido. Isaías 44:1-2

    Por amor a mi siervo Jacob y a Israel mi escogido, te he llamado por tu nombre; te he honrado, aunque no me conocías. Isaías 45:4

    Estimados hermanos, no se dejen engañar con la teología del remplazo que enarbolan los antisemitas calvinistas del foro.

    Los judíos son todavía judíos, Israel es todavía Israel, y la Iglesia es todavía la Iglesia. El pueblo judío será siempre el Pueblo del Pacto de Dios; y por medio de Israel, todas las naciones han sido bendecidas. ¿Fue reemplazado Israel? “¡De ningún modo!…Dios no ha desechado a Su pueblo, al cual conoció con anterioridad…Y de la misma manera, también ha quedado en el tiempo presente un remanente conforme a la elección de la gracia de Dios…Así, todo Israel será salvo, tal como está escrito: ‘El Libertador vendrá de Sión; apartará la impiedad de Jacob’…porque los dones y el llamamiento de Dios son irrevocables… ¡Oh, profundidad de las riquezas y de la sabiduría y del conocimiento de Dios! ¡Cuán insondables son Sus juicios e inescrutables Sus caminos! (Rom. 11:1a, 2a, 5, 26, 29, 33).

Temas relacionados

Colapsar

Temas Estadísticas Último Mensaje
Iniciado por Franciscoxd, , 20:47:48
0 las respuestas
7 visitas
0 gustos
Último Mensaje Franciscoxd  
Iniciado por VictorPeru, , 00:47:24
0 las respuestas
29 visitas
0 gustos
Último Mensaje VictorPeru  
Iniciado por Franciscoxd, , 22:08:15
0 las respuestas
8 visitas
0 gustos
Último Mensaje Franciscoxd  
Iniciado por Franciscoxd, , 21:01:30
0 las respuestas
6 visitas
0 gustos
Último Mensaje Franciscoxd  
Iniciado por Franciscoxd, , 12:40:51
1 respuesta
8 visitas
0 gustos
Último Mensaje ForoPeru
por ForoPeru
 
Trabajando...
X