Los noto feliz, parece que aquí los coneros son masoquistas les gusta sufrir