Cuenta la leyenda que el director de la película viajo a mi paiz y al ver tanto simio junto manejando carro, vendiendo arepas, caminando en dos patas pensó que estaba en otro planeta